1° de Mayo en la lucha del pueblo trabajador

El 1° de Mayo, es una fecha de gran significado para la clase obrera, por su historia y por su contenido.

La huelga de 1886 que iniciaba un 1° de Mayo, recorrió todo Estados Unidos por el reclamo de 8hs. de trabajo, encontrándose con dura resistencia y represión por parte de la policía. En Chicago, a raíz de una explosión sobre la policía durante una manifestación, se desató una feroz represión que culminó con muertos y heridos. Es en este momento en que el 1° de Mayo muestra su valor como ejemplo para capitalistas y trabajadores. La farsa de juicio que se llevó a cabo sobre anarquistas en Chicago dio clara muestra de que el sistema capitalista y el Estado son aliados en el expolio de la humanidad y de la vida. Los mártires de Chicago dan cuenta de que vivimos bajo un régimen injusto, corrupto y explotador que no tiene ningún empacho en quitar la libertad o la vida con tal de mantener el orden social imperante; pueden, en algunas ocasiones, querer guardar las formas y en otras, cuando está seriamente amenazado, ejecutan sin piedad.

La lucha por las 8hs. se extendió alrededor del mundo, a pesar del asesinato de los mártires de Chicago, dejando evidencia que ni la muerte puede detener la lucha por la justicia y la emancipación de los trabajadores.

Este año, en nuestra región, la fecha se enmarca en una nueva entrega a nivel económico y social por parte del gobierno y la oposición. La crisis económica producida por la deuda externa, la pandemia y la guerra en Ucrania nos viene azotando sin parar hundiéndonos cada vez más en la miseria, con una precarización del trabajo y de la vida que no cesa. La firma del acuerdo con el FMI no hizo otra cosa que patear lo más que se pueda para adelante la bomba económica y política de su fracaso, y se van disponiendo las fichas para nuevas reformas laborales y previsionales, mientras el fantasma privatizador de los ´90 reaparece otra vez ante la desmemoria colectiva. La represión y la criminalización de la protesta social se viene trabajando desde hace unos cuantos años, pero luego de la pandemia y con el recrudecimiento de la carestía de vida, está habiendo consenso entre los distintos partidos políticos sobre la represión necesaria ante el conflicto social. Saben que la rabia y la frustración de no llegar a fin de mes, no tener para comer o un techo bajo el cual dormir será cada vez más difícil de calmar y controlar.

Las crisis generan movimientos y desde las burocracias sindicales solo en algunos casos se cambiaron algunas figuritas sin ningún cambio de lógica. Su función es ser diques de contención del descontento y policía patronal para reprimirlo: ese rol sí que lo saben ejercer. Frente a paritarias miserables y nuevos avances patronales para modificar los convenios a su favor ¿qué están haciendo estos parásitos de los trabajadores? Reubicándose en el espectro político, tratando de salvar el puesto. La persecución sindical está avanzando, tratando de dar sus primeros golpes para legitimar y avanzar contra la organización de los trabajadores.

Los sindicatos como herramienta de defensa y como arma de lucha han sido la columna vertebral del movimiento obrero, que hoy está debilitado y desorganizado para poder hacer frente a acuerdos de entrega y ajuste como el que se aprobó con el FMI, como también a la precarización de las condiciones de trabajo que se llevan nuestro tiempo a diario y miles de vidas cada año por los asesinatos patronales producidos en los lugares de trabajo, mal llamados “accidentes” en la mayoría de los casos.

Y esta es la otra lección que nos deja el 1° de Mayo como gesta histórica de la clase obrera. Es la muestra de que, como clase, sólo tenemos la unión para recuperar nuestra dignidad y nuestra vida para poder al fin vivir una vida que valga la pena ser vivida. Ningún mesianismo ni personaje político más o menos capaz podrá o querrá resolver la cuestión social que nos aqueja, esta es una tarea que nos compete a quienes la padecemos. Es por esto que exigimos la libertad de asociación gremial, como todos los años, para que la clase obrera no se vea maniatada a estructuras sindicales corruptas e incompetentes que garantizan nuestro sometimiento. Para poder cambiar realmente el actual orden de cosas debemos empezar por tener las herramientas y organizaciones que nos permitan con coraje y creatividad la defensa de nuestros derechos y la conquista de una mejor calidad de vida, y así poder salir de este laberinto en el que estamos encerrados.

El 1° de mayo es el espejo en el que debe mirarse la clase obrera para poder reflexionar y avanzar en su emancipación. Es un día de protesta contra la explotación y el sometimiento de la clase obrera, no un feriado para que los explotados puedan descansar como una especie de dádiva de patrones y Estado. La lucha es permanente, como lo es la lucha de clases. El 1° de Mayo es nuestro día como clase obrera, donde recordamos y reivindicamos al movimiento obrero originario que quería cambiar este sistema saqueador e injusto, por otro en el que quepamos todos en igualdad de derechos, deberes y condiciones. El 1° de Mayo es con lo que debemos juzgar las acciones y entregas de las burocracias sindicales, que destruyen junto a las patronales nuestra herramienta de lucha y de organización: los sindicatos. Es un día incómodo para quienes se enriquecen a costilla nuestra mientras dicen defendernos y representarnos.

El 1° de Mayo es nuestro recordatorio de que nuestra emancipación sigue siendo nuestro gran objetivo pendiente como clase obrera, y conseguirla es una tarea que no debemos abandonar nunca.

Como dijo George Engel:

Yo no combato individualmente a los capitalistas; combato el sistema que da el privilegio. Mi más ardiente deseo es que los trabajadores sepan quiénes son sus enemigos y quiénes son sus amigos. Todo lo demás lo desprecio: desprecio el poder de un gobierno inicuo, sus policías y sus espías.”

El 1° de Mayo conserva su vigencia, su espíritu en la lucha y la organización de la clase obrera que enfrenta a diario la explotación capitalista.

¡VIVA EL 1° DE MAYO!

Juan, Oficios Varios Zona Norte
Categoría: Opinión
Publicado el